Tras la emergencia ambiental, Bogotá no puede abandonar discusión y acciones relacionadas con la calidad del aire, dice el gremio.

Piden medidas para enfrentar el grado de contaminación que se hace más visible en algunas ciudades colombianas. Bloomberg News.

Se hace urgente acometer un plan nacional para mejorar la calidad del aire y que se destinen recursos y esfuerzos, priorizando a los centros urbanos, para garantizarles un aire más limpio a los ciudadanos, señaló la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental (Acodal).
Dice el gremio que la reciente emergencia ambiental por contaminación del aire en Bogotá, en buena hora puso sobre el tapete una discusión que estaba en mora y que para Acodal no da más espera. La presidente del gremio, Maryluz Mejía señaló que “desde hace al menos dos años, las autoridades ambientales y las entidades encargadas de vigilar la calidad del aire en Bogotá, habían detectado niveles de contaminación superiores a los permitidos”.
Recordó que “desde el 2017 las autoridades ambientales detectaron al menos tres zonas en Bogotá, en las que se rebasaron los niveles de polución tolerables, de acuerdo con los estándares internacionales.Hoy estamos viendo la necesidad de medidas extremas como el pico y placa ambiental”. Desde esa época se identificó a las localidades de Kenedy, Bosa y la zona del barrio Carvajal, al suroccidente, como las más contaminadas, con perjuicios serios para la salud de más de dos millones de personas.
Recuerda Acodal que recientemente el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) revela que «la exposición de la población a la contaminación del aire tiene efectos negativos en la salud, generando costos sociales y económicos representados en enfermedades, restricción en el desarrollo de actividades, atenciones por el sistema de salud y muertes. En el país, estos costos se estiman en 12,3 billones de pesos, equivalentes al 1,5 % del PIB del año 2015”.
Lo más preocupante es que la capital colombiana no es la única ciudad colombiana en la que la discusión se ha ido aplazando. Ciudades como Cali, Barranquilla, Cartagena y Pereira, están respirando un ambiente pesado, advierte la Asociación.
En esas capitales cada día son arrojados cientos de toneladas de material particulado a la atmósfera, que se constituye en un hollín compuesto por materiales tóxicos provenientes de la combustión del carbón, entre ellos azufre y sulfuros, altamente contaminantes y perjudiciales para la salud humana y para la vida animal y vegetal, razón por la cual se han cerrado decenas de fábricas en Bogotá, sostiene Acodal en un comunicado. 
En el caso de Medellín, la emergencia ambiental estalló hace un año, obligando a las autoridades a tomar medidas de choque para atenuar la contaminación del aire, recuerda el gremio.
Ante esta situación de alta contaminación en las principales ciudades colombiana, Acodal lanzó un llamadopara que se ponga sobre el tapete la urgente necesidad de acometer un plan nacional para mejorar la calidad del aire y se destinen recursos y esfuerzos, priorizando a los centros urbanos, para garantizarles un aire más limpio a los ciudadanos.
El gremio sanitario y ambiental plantea una revisión y modernización de los sistemas de monitoreo de la calidad del aire en los principales centros urbanos (en algunas ciudades presentan deterioro), de modo que se pueda medir oportunamente y adoptar las medidas necesarias para proteger la salud de la población.
 
Ver articulo click aquí