Maryluz Mejía de Pumarejo, presidenta ejecutiva de Acodal, dice que el congreso del sector tratará de crecimiento ‘verde’ y cambio climático.

La realización de obras a cambio de impuestos es una alternativa interesante que pudiera conducir a la dinamización del sector agua y saneamiento. Así lo plantea Maryluz Mejía de Pumarejo, presidenta ejecutiva de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, Acodal, gremio que realiza esta semana su 60 Congreso Internacional, contando en esta ocasión con España como invitado de honor.

¿Qué opinión tiene de los incentivos para ello en las Zomac?

Lo establecido en la Ley 1819 de 2016 ha sido visto como una oportunidad de inversión privada para apoyar las acciones en esas zonas, siempre que se reglamenten mejor. Hay muchos aspectos por resolver que no están claros y que es necesario reglamentar. Por ejemplo, hay que diferenciar entre nuevas sociedades con domicilio principal que desarrollen actividad en las Zomac y la estrategia de ‘obras por impuestos’. Consideramos que debe aceptarse la creación de sucursales de empresas ya existentes, pero insistimos en que falta mucho por reglamentar.

¿Cómo ve el régimen tributario para sociedades que operen en estas zonas?

Las zonas veredales priorizadas tienen muy bajo desarrollo social, económico, financiero, tecnológico y comercial. Hay escasez de mano de obra calificada. Las dificultades para desplazar, profesionales, técnicos, tecnólogos en agua potable, saneamiento y ambiente, a estas zonas no son tan fáciles de resolver. Hay escasez de vivienda, no hay agua potable, hay dificultades de transporte de insumos para tratamiento de agua cruda, de tubería, maquinaria y equipos.

El artículo 237 de la reforma tributaria no incluyó, o por lo menos así no se interpreta, cooperativas y organizaciones sociales que son las que con muchas dificultades prestan de manera precaria los servicios de acueducto en las zonas rurales.

Sobre ‘obras por impuestos’ ¿cuáles son las observaciones que hace el sector privado?

Hay que conocer la experiencia que desde 2008 tiene Perú en el desarrollo de esta estrategia. Desde su inicio, ya van al menos 5 reformas legales y reglamentarias a la expedida ese año para ese país. Estas avanzaron especialmente en facilitar la participación privada, en especial definiendo aspectos como: cofinanciación de proyectos entre la nación por ‘obras por impuestos’ y aportes de las entidades territoriales, para mejorar el monto financiable. También con la posibilidad de lograr aportes de las entidades territoriales con cargo a ingresos futuros por transferencias.

¿Es posible financiar ‘Obras por Impuestos’ con las normas actuales?

Sí es posible, pero los retos son grandes. Yo diría que la fórmula ‘obras por impuestos’ es hermana de las APP pero no es clara su relación, y es necesario articular estos esfuerzos para lograr economías de escala, capacidad gerencial y financiación.

Nos preocupa el número de agentes que intervienen en la estrategia de ‘obras por impuestos’, ya que la Agencia de Renovación del Territorio apenas se está estructurando y es además responsable de identificar los proyectos en las zonas veredales. Luego los proyectos deben ser viabilizados por el DNP, y la relación impositiva es con el Ministerio de Hacienda.

¿Son efectivos los incentivos financieros para esta modalidad?

Son interesantes, así sea sólo por el 50% del impuesto, siempre que los costos de gestión no se aumenten.

Por ejemplo, para reducir costos administrativos en el Perú, titularizan los impuestos mediante Certificados de Inversión Pública Regional y Local (CIPRL) emitidos por el Ministerio de Economía y Finanzas y estos son transables y pueden ser trimestrales por avance de obras cuando los proyectos tienen plazo de ejecución superior a 6 meses. Su vigencia es de 10 años y el saldo se revalúa al 2% lo que permite agilizar las devoluciones del fisco.

¿Qué propone para reglamentar el plan ‘obras por impuestos“?

La discusión sobre este instrumento debe ser amplia y generar confianza entre el gobierno central, los privados y las administraciones territoriales. Hay que incluir a alcaldes y gobernadores.

Fuente: http://www.portafolio.co/economia/obras-por-impuestos-una-opcion-para-acueductos-506321